Septiembre. O la ilusión de volver a empezar