Divide y vencerás… o como gestionar proyectos