Malditos presupuestos

Preparar presupuesto creo que es, de lejos, lo que menos me gusta de mi trabajo. Cuando ofrecemos servicios, ponerles precio es tremendamente difícil y el problema es que de ello depende directamente nuestra facturación y el beneficio de nuestro negocio.